Gladis  Morales  Crispín  madre  soltera se  dedica en las  mañanas al  cuidado  de  13  niños    niños en el SET (servicio  de  estimulación  temprana) “Caritas  Felices”  en  su  casa ubicado  en  Carabayllo.  Tiene  a  su  cargo  niños  de  1 y  3  años  de  edad,  quienes  le  brindan  la alegría  y  felicidad  que  su  hijo Kevin no  le puede brindar por encontrarse postrado  en  cama por  sufrir un  extraño  mal  denominado  síndrome  de  Hunter,  que  consiste  en  alteración  de  un  cromosoma X y  que  es  un  mal  degenerativo  de  diversos  tejidos,  siendo  poco  conocido  en  el  Perú, ya  que  solo  se  han  registrado 7  casos  en  el  hospital  del  niño.

Actualmente  esta  inmovilizado en  una  cama en un  cuarto de  5 x4  metros, construido  de  esteras  y  techo  de  plástico, su  amor  de  madre  ha  hecho  que  alterne  su  vida  entre  el  cuidado  de  su  hijo  minusválido y  los  niños  que  diariamente  acuden  a su  casa  para  aprender  sus primeras  lecciones.

A Kevin  al  año  y  medio  le  descubren  dicho  mal  desde  allí  ha sufrido  una  serie  de  cambios,  pues  al  principio  era  como  un  niño  normal  con  el  pasar  de  los  años  se fueron  complicando  las  cosas se  presento  primero  un  retardo mental, luego a  los  9  años  deja  de  caminar, y  hace  dos  meses  que  esta  con  oxigeno y  tiene pocos estímulos  sensoriales, dentro  de  su  proceso  ha  recibido  una  serie  de  tratamientos  pero  en  la  actualidad se  encuentra  postrado en  cama y solo  se  alimenta  con  leche  ENSURE y  por  sonda.

La  madre  apela  al  buen  corazón  de  las  personas  para  recibir  ayuda económica y  pueda comprarle  leche,  pañales, medicinas  y oxigeno  que es vital  para  él y  pueda  seguir  manteniéndolo  con  vida  al  lado  de  su  progenitora.

De  su  trabajo  en  el  SET  solo  percibe  332.00  soles  que  no  le  alcanzan  para   mantenerse junto  a  su  hijo  enfermo.

De este  tipo  de  casos se sabe muy  poco,  dos  casos  muy  conocidos son del niño  chileno  Kemuel. y  otro  caso  de  un padre  norteamericano que  luego  de  regresar de  la  guerra  de  Irak  y  al  ver  postrado  en  cama  a  su  hijo  y  no  soportar  sus  sufrimientos le  dio  tanta  indignación que decidió ahogarlo  con  una  almohada.

Anuncios